El posicionamiento web sigue siendo una baza muy importante para situar a empresas y marcas, y conseguir que sus contenidos y su presencia on-line llegue al público consumidor. Pese a que a lo largo de los últimos años se han ido lanzando mensajes un tanto alarmistas sobre la potencial muerte del SEO por culpa del empuje de nuevos elementos, como las redes sociales, nada de esto ha pasado y el posicionamiento SEO sigue resultando definitivo.
Y cuando se habla de posicionamiento web en buscadores se habla, en realidad, de Google, puesto que el buscador es el que tiene una mayor cuota de mercado y lo que hace o bien no hace en términos de ajuste de su algoritmo tiene un impacto determinante en de qué forma operan las compañías en su estrategia de posicionamiento. Los responsables de posicionamiento web en buscadores deben tomar en consideración los cambios que efectúa y no pueden quedarse atrás en sus actualizaciones.
¿Qué es lo que ha hecho Google en los últimos meses? Hacer cómputo de todas las actualizaciones efectuadas en dos mil diecisiete, tanto las ‘oficiales’ como las jamás confirmadas, permite establecer una lista de cosas que hay que dejar de hacer (o empezar a tener en cuenta) para caer en gracia a su algoritmo. De los cambios que ha identificado la agencia E2M, se pueden extraer estas grandes tendencias. Son los cambios que Google ya ha aplicado y que, por tanto, ya no pueden permitirse ignorar las compañías.

El algoritmo tiene en cuenta la publicidad.

Los anuncios molestos son uno de los elementos recurrentes en las protestas de los usuarios y una de las cuestiones que Google ha comenzado a agredir en los últimos tiempos. El balance que deja el año implica por consiguiente una penalización de aquellos anuncios que resultan molestos. Google además de esto alertó con tiempo de que esto iba a acontecer.
Los links de mala calidad son vistos con malos ojos
Esta cuestión ya entra dentro de lo que los expertos en posicionamiento web creen, pero Google no ha confirmado (un clásico, por otro lado). Google actualizó – o eso se cree – el algoritmo para penalizar aquellos links que son de mala calidad y que en consecuencia no funcionen. Las tácticas para conseguir enlaces para impulsar el posicionamiento son en consecuencia ya más controvertibles.


El contenido tiene que ser de calidad.

pos.seo_-300x199 SEO: Google cambia los algoritmos... ¡¡¡No los ignores!!!
Múltiples son las actualizaciones – no confirmadas claro de forma absolutamente oficial – que se centran en esto. Los contenidos de baja calidad y los sites que se centran más en conseguir ingresos que en ofrecer contenidos útiles y relevantes son penalizados. Si se quiere estar a buenas con el algoritmo hay que optar, por consiguiente, por los contenidos de buena calidad.
Esto de hecho es probablemente también el elemento central de otra posible actualización que se efectuó en agosto y que penalizó no solo a los sites con publicidad intrusiva, sino más bien también a los que tienen muchas categorías, inconvenientes técnicos en posicionamiento SEO o bien mala experiencia de usuario.

Lo local tiene cada vez más peso.

No solo Google suprimió una actualización de hace unos años y permite ahora hacer las cosas más fáciles a las empresas locales en el momento de presentarse al público, sino que también ha potenciado lo local en sus resultados de la búsqueda. De esta forma, por ejemplo, poco importa el dominio que se emplee para acceder a sus servicios: los resultados siempre y en toda circunstancia estarán influenciados por la ubicación geográfica del usuario.

Más información y más datos.

Google ha ampliado los caracteres de las descripciones meta a 203, para así tener más datos y enseñar resultados más gráficos.