Siendo una de las herramientas de marketing preferidas de las marcas y de las compañías pues prosigue ofertando resultados positivísimos. El ROI continua siendo perfecto y, además de esto, el correo electrónico marketing le da a las compañías el control, en lugar de depender de terceros como ocurre con las redes sociales.

Mas si bien se continua utilizando una tecnología que se lleva empleando ya muchos años, eso no tiene que decir que se deba seguir teniendo que  emplear de la misma forma. El e-mail marketing asimismo evoluciona y asimismo es esencial saber que tendencias dominarán el mercado en el futuro inmediato. Como recuerdan en un análisis publicado en The Huffington Blog post, se podría indicar que hay 5 grandes cuestiones que impactarán en lo que se va a deber hacer a lo largo de dos mil dieciocho.

E-mails interactivos

Una de esas cuestiones que acostumbran a incluirse en los correos electrónicos que mandan las compañías es el mensaje de que en esa dirección no se responderá a los usuarios, lo que resulta un tanto frustrante y lo que además de esto no es muy ‘friendly’ con lo que el canal deja hacer. En dos mil dieciocho, no obstante, los marketeros van a ir varios pasos alén de esta cuestión y la clave ya no va a ser que se pueda contestar a los e mails, sino más bien más que los e-mails sean dignos de la temporada en la que se vive y de de qué forma es internet en el que estos operan.

Los e mails van a ser interactivos, lo que va a hacer que resulten creativos, sorprendentes y amenos de leer. Con esto se conseguirá más engagement y tasas de rebote más bajas. Galerías de imágenes, sliders, tests, barras de buscas o bien encuestas son como el mínimo que se debe tener en consideración.

La segmentación ya es un factor obligatorio

Las pequeñas y medianas empresas prosiguen mandando sus e-mails a su base de datos. Alguien lo va a leer, semeja ser el criterio fundacional de este movimiento. No obstante, no se puede proseguirse operando de este modo. Fraccionar ya no es una alternativa, sino una obligación. Es lo que hace que las campañas funcionen mejor, que se consigan más clicks y que se abran más correos. Y, además de esto, es lo que hace que los usuarios no detesten los e mails que se les mandan.

La inteligencia artificial entra en juego

Si la inteligencia artificial ya ayuda a decidir qué debería entrar en un banner, ¿de qué forma no va a hacerlo asimismo con el correo electrónico marketing? Las previsiones son que en dos mil dieciocho haya poco a poco más herramientas de inteligencia artificial libres para posicionar mejor la estrategia de e-mail marketing y para ser más eficaces. La inteligencia artificial va a ayudar a seleccionar mejores temas para el correo electrónico, a seleccionar las imágenes más convenientes o bien aun a hacer mejores listas en concepto de segmentación.

Y pese a todo… más texto plano

Cada vez hay herramientas más complejas y asimismo los usuarios semejan aguardar mensajes más complejos y, pese a todo, en el futuro inmediato va a haber asimismo más texto plano. ¿Por qué razón? Los correos electrónicos llenos de fotografías y pesados con contenidos están molestando a los usuarios. Ciertas compañías prueban a emplear el texto plano para cerciorarse de que el mensaje se ve igual en todas y cada una partes y asimismo para hacer sentir que el mensaje es más personal.

El móvil va a ser lo más esencial

Ya antes de meditar en de qué manera se va a ver algo, hay que meditar en el móvil. EL cincuenta y cuatro por ciento  de todos y cada uno de los e mails se abren ya desde el móvil, con lo que el móvil se ha transformado en el factor definitivo para posicionarse en el e-mail marketing. Por esta razón, el formato debe ser ya obligatoriamente ‘mobile friendly’. Mas las marcas y empresas no se deben quedar ahí, por el hecho de que este peso creciente del móvil implica otros muchos cambios, como meditar en hacer más móvil la página web de suscripción, las páginas a las que manda la boletín de noticias o bien el contenido que mantiene el mensaje (después de todo, no leemos igual en todas y cada una de las pantallas).